Proyecto que rescata el patrimonio del Ex-Ferrocarril Militar que cruzaba los pueblos del Cajón del Maipo

Texto: Benjamín Bustos / Imágenes: Ferrocrriles Cono Sur- Solange Cid

La historia del ferrocarril está asociada a los logros nacionales, el ferrocarril siempre fue mucho más que un medio de transporte, sus ramales interiores conectaban el Chile más desarrollado con las localidades más apartadas. Que las distintas rutas ferroviarias hoy sean patrimonio y paisaje, es justamente porque ocuparon los lugares más importantes de Chile” 

Locomotora a vapor “La Panchita” Puente Alto, 1910.

Dedal de Oro asistió al lanzamiento del libro Atlas Visual “Patrimonio del Paisaje Ferroviario Maipo 60 x60”. Proyecto financiado por FONDART y dirigido por la Arquitecta Sandra Iturriaga, que rescata, por medio de un catálogo de imágenes, mapas, y cronologías, el patrimonio del Tren que conectaba los distintos poblados del Cajón del Maipo.

La ceremonia fue inaugurada por las palabras del Decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos UC, Mario Ubilla, quién nos trajo al presente la importancia del Ferrocarril en nuestro pasado nacional

La historia del ferrocarril está asociada a los logros nacionales, el ferrocarril siempre fue mucho más que un medio de transporte, sus ramales interiores conectaban el Chile más desarrollado con las localidades más apartadas. Que las distintas rutas ferroviarias hoy sean patrimonio y paisaje, es justamente porque ocuparon los lugares más importantes de Chile. Junto al ejercicio de la soberanía, estuvo ligada al ejercicio de ciudadanía en torno a diversos poblados que la línea ferroviaria tocaba. Conectaron al país y en su entorno se generaron diversidad de culturas, costumbres, actividades y potencialidades de distintos territorios.

Las nuevas generaciones, desgraciadamente, crecen muchas veces sin ese acervo cultural, sin esa vivencia, lo que nos lleva a pensar también en que el legado que mora en las antiguas generaciones, através de sus experiencias y vivencias son también patrimonio de nuestro país y de nuestra sociedad.”

Estación El Volcán 1913

El lanzamiento también contó con la participación de Bonomo, Director del Centro del Patrimonio Cultural quien expuso “ La descripción de un objeto es capaz de evocarnos a todos los objetos, a todos los lugares, a todos los tiempos, eso hace el patrimonio. Los lugares nos recuerdan historias, momentos, colores y sensaciones. Así como una canción o un olor es capaz de hacernos viajar en la memoria, el tiempo y el espacio.” Y agregó “no es posible separar el patrimonio material, los edificios, el pasaje del patrimonio inmaterial, nuestras historias, costumbres y tradiciones. Este trabajo tiene como finalidad levantar, dibujar, recolectar y reconstruir la memoria de estos lugares. Para que no sean olvidados, para que no se pierdan y se destruyan.”

Además, la directora del proyecto Sandra Iturraga, nos compartió en su discurso extractos de su trabajo que nos hablan del origen de este histórico tren:

El ramal ferroviario Puente Alto- El Volcán, llamado Ferrocarril Militar, constituye una historia ejemplar de casi noventa años desde los primeros pasos para su implementación a fines del siglo XIX, que contribuyó de manera decisiva a la conectividad y desarrollo de las localidades emplazadas en el cajón cordillerano del río Maipo durante sus años de funcionamiento, dejando una huella y memoria viva en sus habitantes hasta hoy. Ya en su libro A través de los Andes Benjamín Vicuña Mackenna imaginaba el potencial de esta línea ferroviaria trasandina, que permitiría conectar Santiago y Mendoza remontando este cajón cordillerano, emulando una alternativa que mucho tiempo antes ya usaban los arrieros a lomo de caballo. Si bien esta condición de atravieso por los Andes nunca llegó a concretarse, lo cierto es que el Ferrocarril Puente Alto- El Volcám inaguró una nueva medida del territorio a lo largo de 60 km por la ribera norte del río Maipo, abriendo nuevas posibilidades para el desarrollo de esta zona y permitiendo que quienes circulaban por él fueran testigos privilegiados del paisaje del río en cercanía con las altas cumbres.

Hoy asistimos a una nueva fase de este ramal ferroviario luego de ser desmantelado a fines de la década de los 80 – al igual que muchos otros a lo largo de Chile – pero que, sin embargo, mantienen la oportunidad latente de construir rutas verdes que permitan seguir conectando territorios y develando fragmentos de paisaje que ellos mismos ayudaron a construir”

Proyecto de Ferrocarril San Bernando- El Volcán.

¿Por qué un Atlas? La Arquitecta Sandra Iturraga nos habla de la relevancia del término :

¿Qué tiene el atlas que sea capaz de levantar o revalorizar el patrimonio construido?

Siempre traigo a colación el Atlas de la Historia Física y política de Chile, que fue un esfuerzo enorme de Claudio Gay del siglo XIX, que suponía no solo repertoriar un territorio a partir de su localización y registro sino también entender esas cartografía como una identidad del territorio. Junto con representar la realidad sus mapas fueron una anticipación de una nueva realidad, es decir, se transforman en modelos y guías para acciones futuras de un joven Estado Republicano

Un atlas, un levantamiento del territorio, saber cuales son sus piezas significativas, sus componentes más esenciales del ferrocarril, es volver a entender su potencialidad futura.“La representación de un territorio es el inicio de su transformación”

Nuestro esfuerzo fue repertoriar la ruta dentro de un año, entender la potencialidad en los tramos que sí lo permiten . Nos permitió, por primera vez saber cuantas piezas, cuantos componentes, cuantas estaciones, no había una visión sistemática del ferrocarril, nuestro primer esfuerzo fue sistematizar la información oral, que ya se esta perdiendo. Para nosotros descubrir este territorio patrimonial fue un enorme hallazgo, porque en realidad solíamos hablar de unas pocas estaciones y en realidad es un conjunto importante de 10 estaciones, 20 puentes que son tan importantes como las propias estaciones, el túnel Tínoco y muchos puentes muy invisibilizados dentro de sus propios territorios.”

El Alcalde de la comuna de San José de Maipo, Luis Pezoa y la Gobernadora de la Provincia Cordillera, Mireya Chocair igualmente estuvieron presentes en la ceremonia, esta última afirmó:

Un concepto de modernidad mal entendida, no solo hizo desaparecer las máquinas, las líneas y las estaciones, sino que todo aquel patrimonio inmaterial asociado a su funcionamiento. No era la primera vez, décadas antes el ferrocarril Llano del Maipo sufrió la misma suerte, ironía del destino que la Línea 4 del actual metro sigue el mismo trazado de aquel ferrocarril, para todos los que llevamos el Cajón del Maipo como parte de nuestras vidas y nos sentimos orgullosos de su naturaleza humana, natural y social, el lanzamiento de esta publicación nos llena de alegría y también de esperanza.”

En su discurso la directora del proyecto, Sandra Iturraga, reconoció a las personas de la localidad de San José de Maipo que han trabajado en el rescate de el patrimonio ferroviario:

Los esfuerzos que valen la pena son siempre colectivos. Hubo personas importantes que hicieron que esto pudiera volverse un esfuerzo conjunto, personas de la misma localidad de San José de Maipo. Entre ellos don Luis León Vera, que constituye casi una memoria viva de lo que es el Ferrocarril Militar, también a Humberto Espinosa, que con su conocimiento y su acervo cultural y con su Libro el Patrimonio del Cajón del Maipo, constituye una bibliografía cercana y una forma de entrar a territorios cerca de Santiago pero que nos son absolutamente desconocidos. También agradecer a Martín Mellado, por el gran respaldo que ha prestado a la iniciativa Ave Fénix, porque muchas veces los esfuerzos privados son los que hacen la diferencia, cuando hay alguien interesado genuinamente, recoge la iniciativa, se suma a ella y se involucra con pasión y corazón. Los 20 o 30 km que separan a Santiago del Cajón del Maipo, es una distancia no solo física, sino que también es cultural.”

Publicado en Revista Dedal de Oro N° 79. Primavera 2018.

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Andres antonio becerra quezada

    Fui afortunado de viajar en el tren y automotor era una odisea todos los pasajeros de distintos tramos lugareños mochileros la linea de trocha angosta se movia bastante el cruce de animales los jefes de estaciones todo un espectaculo que lamentablemente lo terminaron un paseo hermoso que queda un lindo recuerdo famosos puentes el manzano el colorado y su envidiable paisaje natural dias que no volveran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *